Me encanta leer, aunque reconozco que últimamente estoy algo perezosa y, al mismo tiempo, me cuesta “engancharme” a los libros que me encuentro, sugieren y, a veces, premian; los segundos, terceros e incluso los últimos me suelen resultar más sugerentes.

¡Especialmente si son CENSURADOS como el de “Fariña”!!!

Pues ahora me encuentro totalmente absorbida por el Diario de Rebeka Expósito y sus hazañas, su sinceridad, sus aventuras y birlibirloques para sobrevivir y defender la justicia en multitud de cuestiones vitales, por su extremada -a veces peligrosa- pasión y la Verdad que la envuelve… hay algo revelador en ella. Y pienso aprender…

Día 2

Hoy amanecí con olor a sal… una compañera de estudios hace años me mencionó que sus padres la llevaron a la Playa de la Malvarrosa, en Valencia. Las casas bajas y casi pegadas al mar (barraquetas) mostraban un aspecto hermoso, vital. El sol y la luz del lugar proporcionaban unos bellos y cálidos colores a sus edificios, a sus flores, a sus lugareños.

Playa Pinedo años 30

PLAYA PINEDO ¡CON BAÑISTAS Y POLICIA! AÑOS 30

Playa de la Malvarrosa Años 30

“BARRAQUETAS”, Playa de la Malvarrosa Años 30. Foto de BARBERÁ MASIP

Buey tirando de barca

Buey tirando de barca

Recordaba un particular edificio sobre una grandiosa plataforma de madera: el Pabellón (Balneario Las Arenas) diseñado por CARLOS CORTINA en 1925. Se erguía majestuoso sobre infinitos pilares prismáticos y allí, mientras disfrutabas de una agradecida cerveza, un delicioso helado o una estimulante gran copa de leche merengada, tenías la sensación de “volar” sobre el mar… Esto, acompañado por la sensación del viento en la cara, fueron los mejores recuerdos que guardaba de esas vacaciones de adolescente. Y que… tuviera su primera experiencia sexual.

Pabellón Balneario Las ArenasPabellón Balneario Las Arenas

Pabellón Balneario Las Arenas

FOTOS BALNEARIO (PABELLÓN LAS ARENAS) 1925. Diseñado por CARLOS CORTINA. Majestuosa plataforma de madera sobre multitud de pilares prismáticos. Allí se disfrutaba de agradecidas cervezas, helados o enormes copas de leche merengada, teniendo la sensación de “volar” sobre el mar… SÓLO DURÓ 25 AÑOS DEBIDO AL AZOTE DE UN GRAN TEMPORAL

Cristina no tuvo suerte.

Era trabajador del campo (allí se llama huerta), se llamaba Pascual y, aparte de ser viril y gozar de ciertos privilegios en esa tierra no justa para todos, tuvieron su amor de verano…

Ya nos podemos imaginar el final: roto en agridulces llantos mezcla de la sal del mar y de las lágrimas con olor a flores…

Con ese sentimiento he salido a caminar. Me sentía triste y era consciente de que, a pesar del tiempo que hace que no la veo, la echo dolorosamente de menos.

LOIS, un hermoso y frío pueblo de la montaña de Riaño, en el municipio de Crémenes, en León, no era especialmente espectacular por el olor a flores y sal pero sí por sus aromas a enebro, caliza, robles y hayas. Es una noche algo más oscura -la luna nueva tiene la culpa-, pero la Iglesia (me niego a seguir yendo los domingos aunque mi madre me obligue) sigue estando igual de hermosa gracias a ese particular color rosa etéreo con esta luz que le imprime su mármol rosado. La llaman “La Catedral de la Montaña” por su particular barroco tardío (sin abuso de ornamentos), situada en un lugar cuyo empedrado resuena a millones de pisadas… y de historias.

Lois (León)

Lois (León) Foto de Javier Prieto Gallego

Lois hace 50 años

Lois hace medio siglo

iglesia de Lois, "la CATEDRAL DE LA MONTAÑA"

iglesia de Lois, “la CATEDRAL DE LA MONTAÑA”. Con esos evocadores tonos rosáceos de su mármol

Más tarde me enteré de que mis orígenes se situaban no aquí, sino en Castrillo de los Polvazares, en el municipio de Astorga; cuna de arrieros y trabajadores nobles, con olor a cocido Maragato, el mismo que comimos la última vez que vi a Cristina, la última vez que estuvimos juntas en su pueblo… ahora ya sé, también, el mío…

CASTRILLO DE LOS POLVAZARES (León)

CASTRILLO DE LOS POLVAZARES. Empedrado de sus calles. Parece que se hubiera detenido el tiempo

Castrillo de los Polvazares (León)

Cocido maragato

Cocido maragato.

Estaba tan desconcertada cuando me enteré que no daba crédito. Las interminables peleas de mis padres obedecían a malas prácticas de señoríos absolutistas e impositivos, les habían robado sus tierras por tardar en pagar sus impuestos a pesar de que mi padré rogó al alcalde más de mil veces para preservar la historia y el pasado de tres generaciones. Don Juan de Utrilla le negó (seguro por tres veces) la prórroga hasta que perdió su aliento… Y lo digo literalmente. El último de mi madre no tardó en llegar.

Fui adoptada por tercera vez… Yo creí que era la segunda.

Los poderosos terratenientes Familia X, en precipitado auge por sus explotaciones de castañas, tuvieron a bien hacerse cargo de una huérfana con fina piel y penetrantes ojos azules. Marian, su esposa, no podía tener hijos y era una buena opción. Ella satisfacía su vocación maternal y él obtenía apoyos por su caridad en un corrupto grupo de poderosos que sin duda le facilitarían sus negocios.

 

#Fariña, #NachoCarretero, #RebekaExposito, #Malvarrosa, #Lois, #IglesiadelaMontaña, #CastrillodePolvazares, #CocidoMaragato

 

Entradas Relacionadas